ESPECIAL BODAS

En Will·Art, mimamos hasta el último detalle.

Miradas que se cruzan, sonrisas, caricias...gestos que forman parte de el día más especial de vuestra vida.


Guardamos tus recuerdos, como la mejor obra de arte.



Reportaje Video

Fotos de Muestra



Hoy en día el vídeo de boda se ha transformado y ha pasado a llamarse cinematografía de bodas.

Desgraciadamente hace muchos años, el fotógrafo de bodas utilizaba esta herramienta como una entrada de dinero más. Pasaron los años y el vídeo empezó a desvalorizarse debido a la línea que llevaba; siempre detrás del fotógrafo y atendiendo a sus órdenes, grabando el acontecimiento sin darle importancia a nada de lo que ocurriera en ese día tan especial para los novios.

La fotografía de boda lleva muchos más años en el mercado que la cinematografía de bodas, pero en muy poco tiempo le ha cogido ventaja. Antes iban por el mismo camino, ahora van de la mano pero por caminos separados, como cualquier otra contratación del evento.

No hace mucho tiempo se grababa con una cámara el día de la boda; era "fácil" captar lo que uno quería para luego hacer un montaje. Pero ahora no. Actualmente se están aplicando reglas de cine al vídeo de boda; queremos cuidar el sonido en la máxima calidad con microfonía, grabamos como mínimo a dos cámaras para poder captar todos esos momentos importantes, utilizamos steadys, travelling, grúas, creamos bocetos, storyboards... En definitiva, impera la creatividad. Deseamos que el vídeo de boda sea una película de verdad, la película de sus vidas.

Hay que darle a los recuerdos la importancia que se merecen, es lo único que os quedará (junto con las fotos del fotógrafo y las de vuestro viaje de novios) con la gran ventaja de que recordaréis ese momento en movimiento y exactamente tal y como ocurrió. La gente le da más importancia al hecho de dar de comer a sus invitados que a sus recuerdos. Es comprensible hasta cierto punto, pero no debería ser estrictamente así.

Antonio F. Morenilla.